Detección COVID

Lo ideal sería que el nuevo coronavirus no existiera. O que hubiera una vacuna accesible y protectora. O un tratamiento barato y erradicador.

Lo primero ya no es posible. Mientras esperamos a la siguiente ola o a la más que improbable tercera opción, lo más eficaz es cortar las cadenas de contagio. Y la mejor forma para ello es aplicar el latiguillo que repetidamente pronuncia Tedros Adhanom, el director general de la Organización Mundial de la Salud:

Test, test, test (and trace and isolate).
(Pruebas, pruebas, pruebas —y rastrear y aislar—).

TEST DE ANTICUERPOS:
Estos test nos indican si hemos generado anticuerpos a la enfermedad. Es decir nos indica si hemos estado enfermos o no de Covid en el pasado. Son poco útiles para controlar los contagios.

TEST DE ANTÍGENOS DE SALIVA:
Estos test nos indican si tenemos la enfermedad o no en el momento de realizar la prueba. Es un test PCR rápido. En apenas 15 minutos nos da el resultado.

Existen varias formas de conseguir la muestra:
Secreciones nasofaríngeas, por sangre y por saliva.
Ventajas de la PCR en saliva respecto a la PCR tradicional
1. La muestra es saliva, y no un frotis nasofaríngeo tomado de la parte superior de la garganta, lo que hace que pueda recogerse simplemente escupiendo en un frasco o tubo.
Al ser menos molesto, la gente estaría más dispuesta a hacerse pruebas repetidamente.
2. No se necesitaría personal entrenado para tomar las muestras.
3. Se precisarían menos medidas de protección porque la posibilidad de contagio durante la toma es mucho menor.
4. Se ahorraría en la compra de los hisopos, cuya disponibilidad también puede ser un problema.
5. Las muestras de saliva son muy estables incluso a temperatura ambiente, lo que simplifica el transporte. Los tubos de recogida son más baratos porque no necesitan llevar sustancias de conservación adicionales.
6. El protocolo desarrollado elimina la extracción del ARN del virus. Los reactivos para la extracción son caros y son de los primeros en agotarse. En cuanto al resto de reactivos necesarios, han probado que funciona con multitud de marcas comerciales: el análisis no dependería de un proveedor concreto.
7. El ahorro total sería enorme. En conjunto, estiman el gasto en reactivos por muestra entre 1 y 4 Euros.
Nosotros usaremos principalmente el de saliva por ser menos invasivo y haber demostrado un alto índice de efectividad.

Mostrando el único resultado

Ir arriba